febrero 26, 2024

La osteoporosis es una enfermedad ósea metabólica y progresiva que debilita la resistencia ósea, aumentando el riesgo de fracturas, según afirmó Karen Daniela Arguijo Muñiz, jefa del Servicio de Rehabilitación en Osteoporosis del Instituto Nacional de Rehabilitación “Dr. Luis Guillermo Ibarra Ibarra” (INRLGII). A nivel global, se estima que 500 millones de personas padecen osteoporosis, muchas de las cuales desconocen su condición.

En México, esta enfermedad afecta a una de cada tres mujeres y a uno de cada cinco hombres mayores de 50 años, lo que hace que la prevención y el tratamiento sean cruciales. Con motivo del Día Mundial de la Osteoporosis, que se conmemora el 20 de octubre, Arguijo subrayó que el desarrollo de esta enfermedad depende de factores modificables e inmodificables.

Los factores inmodificables incluyen el género (mayor prevalencia en mujeres), la edad avanzada, la herencia genética, el biotipo caucásico y un índice de masa corporal (IMC) bajo. Además, las personas con comorbilidades, como artritis reumatoide, lupus y diabetes mellitus de larga evolución, tienen un mayor riesgo. En el caso de las mujeres, la menopausia y la deficiencia de estrógenos también son factores determinantes.

Entre los factores modificables, se encuentran los hábitos dietéticos inadecuados, el sedentarismo, el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol y café.

Según Juan Antonio Peralta Calcáneo, jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital General de México “Dr. Eduardo Liceaga” (HGMEL), el diagnóstico de osteoporosis o su fase previa, la osteopenia, se realiza mediante la densitometría ósea, un estudio no invasivo que evalúa la calidad ósea.

El tratamiento de la osteoporosis debe ser integral e incluir la modificación de hábitos, centrándose en cuatro elementos principales: dieta, ejercicio, exposición responsable al sol y fármacos y suplementos alimenticios.

Ambos especialistas coinciden en la importancia de una dieta rica en calcio, vitamina D y proteínas, así como la práctica de ejercicio físico orientado a mejorar la postura y fortalecer la musculatura. Además, la exposición moderada al sol es fundamental para la síntesis de vitamina D, esencial para la salud ósea.

El tratamiento de la osteoporosis incluye medicamentos que intervienen en el metabolismo óseo y suplementos alimenticios ricos en calcio y vitamina D. Peralta Calcáneo enfatiza que mantener un estilo de vida saludable, que incluya una nutrición adecuada, actividad física y la eliminación del tabaco y el alcohol, es fundamental para prevenir la pérdida ósea acelerada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *